Voyage a la Côte d’Azur

Reencontrarte con la gente, con los lugares… contigo.

Volver a las calles, a los lugares que te hicieron feliz, es siempre un acierto. Antes de empezar el viaje, ya pensaba en los sitios a los que querría volver, los olores que quería recordar.

Imagen

Marché Provençal.

Tuve un solo día para estar sola, antes de que llegaran mis amigas, que serían las que esta vez, me acompañarían y a las que guiaría por los lugares que tantas veces recorrí este verano. Así que en esa primera tarde tranquila, reviví. Me dediqué a disfrutar y recordar, a parar en cada sitio, a respirar.

 

Imagen

Playa del puerto, Antibes

Disfrutar del mercado provenzal, de un crêpe avec du chocolat, de un paseo junto al museo Picasso, comer en la playa del puerto… Son todo lugares excepcionales que aunque tal vez no sean los más bonitos, para mí tendrán siempre un significado muy especial.

Imagen

Reproducción de un cuadro de Picasso, junto al museo.

Y cuando acaba la calma de la soledad y los recuerdos, tan sólo un día después, se acaba la nostalgia y la rememoración constante. Se acaba el vivir en el pasado para vivir en el presente. Aún con el placer que puede provocar esa recreación del pasado y esa nostalgia que queda tras vivir intensamente, yo nunca lo cambiaría por los días que vinieron después. Llegaron los terremotos, las risas y las charlas hasta caer rendidas con nuestros antifaces de sueño. ¡Llegaron mis amigas! Las mismas que no supieron comprender la esencia de cada uno de esos lugares tan especiales para mi, pero que hicieron de este viaje un reencuentro genial en el que reír sin parar y crear nuevos recuerdos.

Imagen

Señales.

Llegaron listas para la playa, las cañas junto al puerto, los vestidos de fiesta y sobretodo, la alegría del reencuentro. Hacer mil kilos de arroz para cenar y que sobre para comer 4 días después, ayudarnos en la matanza nocturna de bichitos incontrolables, o desesperar esperando al bus que nunca llega, son momentos que sólo podría disfrutar con ellas. Y ahora, a la vuelta, sólo deseando poder repetir.

Imagen

Un verre du vin rose à Cagnes sur Mer.

Imagen

Plage de Villefranche sur Mer.

Imagen

Castel Arabel, listas para la fiesta.

 

Y para terminar, una canción que no podía faltar para recordar nuestro paso por Francia.

 

Días excepcionales, con gente excepcional.

 

À bientôt!

 

Gracias a Javi y Marta, por acogerme siempre allá donde estén y por haber hecho posible mi aventura francesa.

A Irene, por sus ataques de risa incontrolable y su alegría contagiable a todos.

A Arantxa, por sus noches de antifaz y cremas, por ser confidente y siempre, ante todo, amiga.

Silvia

Anuncios

Descubriendo

Monasterio de Chilla, uno de tantos lugares recónditos de España.

Mi último descubrimiento. Un paraje apenas transitado, un día soleado de invierno. La Sierra de Gredos bañando el paisaje y yo, a sus pies.

Perteneciente a la ciudad de Candeleda, al sur de la provincia de Ávila, se encuentra el monasterio de Chilla. Hoy mis letras van dedicadas a este precioso lugar que tuve la oportunidad de recorrer en un bonito día de invierno en el que el sol brillaba en su máximo esplendor mientras unas ligeras gotitas de lluvia fina me rozaban la cara. Nada mejor y más místico para saborear este lugar con encanto.

Imagen

Vista frontal del monasterio

El monasterio de Chilla está creado en honor a la Virgen que lleva su nombre. Según cuenta la leyenda, la Virgen se apareció en aquel paraje al pastor Finardo mientras este cuidaba su ganado y en su nombre, se creó el monasterio.

Imagen

Una de sus múltiples fuentes

Ya que la romería se celebra en septiembre, el lugar está preparado para albergar a todos los que allí se acerquen. Sus cuidados jardines y merenderos de piedra junto a las fuentes que rodean el lugar, invitan a una jornada tranquila mientras se disfruta de la naturaleza.

Imagen

Merenderos de piedra

Para terminar, de camino a casa, una parada en un edificio abandonado. Con su situación estratégica a orillas del río Tiétar y su inmensidad, es imposible pasar junto a él sin que despierte nuestra curiosidad a su paso.

Imagen

Un edificio realmente espectacular pese a su abandono

Imagen

Preciosas vistas del Tiétar y de la sierra nevada al fondo

Para terminar, una bonita lección de vida que nos deja un letrero situado en un árbol en las proximidades del monasterio:

Imagen

Si el árbol te da la vida, no le causes la muerte.

À bientôt!

Silvia

París: 48h dans la ville

Porque la ciudad es más bonita cuando la ves con los ojos adecuados.

Y así ha sido esta vez. No más paseos interminables solitarios, no más compras por Rívoli. Un verdadero fin de semana de descubrimientos, de caminar hasta no poder más, de reír mucho y de discutir un poco también. ¿Por qué no?

Un mini-apartamento, unas tapitas de comida española (que tantísimo echaba de menos) y 48 horas sin descanso. Aventuras exprés que te reviven tras una larga semana de cole, niños, perros, piscinas, carreras y coladas. Mucho frío y colas infinitas pero siempre acompañados de café calentito para hacer más llevadera la espera.

Imagen

Detalle de las gárgolas en Notre Dame.

Y es que la Navidad, ha llegado a París. Gente, gente y más gente recorre sus calles y sus tiendas, haciendo imposible el caminar pero a su vez, mostrando una ciudad viva y acogedora. La decoración no cubre todas sus calles, pero sí las principales de la ciudad donde al pasear, puede disfrutarse de una preciosa iluminación navideña.

Imagen

Plaza Vendôme, repleta de árboles de Navidad decorados.

Imagen

Detalle de una de las calles de la ville.

Montmartre, le quartier latin, le quartier juif… Además de incontables monumentos, en París hay numerosos quartiers que merece la pena visitar. En esta gran ciudad, la historia y sus gentes te envuelven a cada paso. La diversidad que puede encontrarse en sus diferentes barrios, perderse por ellos, disfrutar de su gastronomía y de su gente, es para mí una de las mejores experiencias de las que se puede disfrutar en la metrópoli.

Al mismo tiempo, hay visitas indispensable que debes hacer si te encuentras en la capital francesa, entre otras, la obligadísima, la principal: acercarse a la tour Eiffel. Paseo nocturno para disfrutar de su iluminación y diurno para apreciar las vistas desde Trocadero.

Imagen

Imagen

Aunque el frío acompañe, con un día soleado como este, todo tiene otro color.

Y lo mejor de todo, saber que en 10 días podré volver a tener esto y mucho más. Cualquier ciudad o destino será válido. Lo único que importará, disfrutar.

À bientôt!

A mi familia y amigos. A todos a los que en algún momento tuve que decir adiós y en los que pienso cada día que paso lejos de ellos.

Souvenirs, souvenirs

¿Y si sólo nos permitimos recordar los momentos felices?

Después de un fin de semana loco y ahora, con los pies en la tierra, me permito recordar con cariño y nostalgia dos días y medio de película. Unos de los mejores en los últimos meses  y que me han hecho recordar a la verdadera persona que hay en mí: positiva y soñadora, habladora compulsiva aunque a la vez un poco tímida. Aquella a la que todos llevamos dentro y conocemos bien, aunque a veces está tanto tiempo guardada que olvidamos cómo era y cómo solía comportarse.

Tan sólo un viaje exprés, un reencuentro, relajarse  y disfrutar de una buena compañía te hacen alcanzar esos momentos de placer en los que te sientes plena. 100% tú. ¿Acaso no deberíamos estar así siempre?

Yo, persona emotiva, sentimental, movida por impulsos y motivaciones, llegué en los últimos tiempos casi a perderlas, a olvidar lo que es reír hasta que te duela, a no acordarme de lo que es despertarte con una sonrisa sólo con contemplar lo que hay a tu alrededor, lo importante que es una conversación inteligente, recordar historias que sólo unos pocos comprenden…. ver el sol (incluso en un país de nubes continuas!). Cosas que no aprecias cuando las tienes, pero que cuando has estado largo tiempo sin ellas, aprendes a valorar de principio a fin.

Así, con esas carencias y disfrutando de los placeres en pequeñas dosis, creo haber crecido y haberme convertido en otra persona, con un poco más de cabeza y con menos miedo, que actúa racionalmente, pero con el corazón. Sólo viviendo de los momentos felices.

Es por ello que esto, va dedicado a aquellos que hicieron de mis viajes a Bruselas los momentos más felices de mi estancia en el extranjero. Y aquí unos pequeños souvenirs, para poder recordar siempre que la felicidad existe y que lo único que hay que hacer es salir a buscarla 😉

Han sido ellas, mis amigas, quienes me hicieron reír hasta no poder más, cantar, bailar y disfrutar como hacía tiempo no lo hacía. Cómo casi había olvidado.

Un destino, un tren, un avión y muchas ganas de que todo salga perfecto. Mezcla ideal para un finde memorable.

Y aquí, los recuerdos de los mejores momentos:

Imagen

 Una mañana de turismo, con parón para comer les frites típicas de Bruselas y foto en la Grand Place.

Imagen

Una gran cena con una gran compañía. Grandes personas de las que sólo disfrutarás en un viaje exprés.

Imagen

El motivo de nuestro viaje: un reencuentro. 

 Imagen

Una buena fiesta tras la cena, que no falte. Muy española y con mucho bigote.

Imagen

Hasta la próxima.

Una semana después, aún con la cabeza allí y echando mucho de menos todo. Loviuuuu ❤

Momentos top

  • Un sillón de tres patas que no nos dejaba vivir, pero que animaba cada mañana mientras hacíamos mil esfuerzos por colocarlo en su sitio y por hacer de él un trono.
  • Mañanas de gofres y nutella donde se olvidan las calorías. Y noches de ensalada de pasta, de todo menos light.
  • Cantar Mari Carmen, Mari Carmen tu hijo está en el after hours en la ducha. (Me habéis oído?)
  • Que un belga te diga que se ha ido de Erasmu, porque lo hizo en Sevilla y no porque no sepa que es con S.
  • Que hables a un taxista en 3 idiomas diferentes y aún así consigas hacerle reír y que, finalmente, pare el contador. Tu sais… mon ami?
  • Esconder un botellín bajo ramas de un árbol cual tesoro y creer que jamás nadie lo encontrará. Ah! Y recuperarlo 5 días después…
  • Ir 15 a una fiesta en un piso en pleno centro de Brux y creerte que estás en España.
  • Intentar mantener conversaciones serias con gente que lleva bigotes dibujados. Oh la laaaa
  • Darte cuenta que tú también caíste bajo el hechizo del rotulador.
  • Que tu amiga se amodorre porque ha perdido la voz y trabaja el lunes.
  • Dar literalmente una vuelta de lo más gratuita en un bus y tras 20 minutos, estar sólo 2 minutos más cerca que al principio.
  • Sólo cerrar los ojos y dejarse llevar.

À bientôt!

A A. que se lía y deslía casi tanto como yo,
a N. para que disfrute de su día. ¡Felices 23!
y a todos los que echamos de menos y aunque lejos, siempre están presentes.

 

Une décision difficile

De cuando crees que tienes todo claro y llega el momento de dar el paso y realmente no está todo tan claro.

De eso va hoy el post. De las decisiones importantes. De aquellas para las que te mentalizas, las ves desde todos los ángulos y contento y orgulloso tomas tu decisión.  Y entonces una vez que la tomas, empiezan a aparecer pequeñas cosas que te hacen dudar: ¿Habré tomado la decisión correcta?, ¡Que nervios!, ¿Y si me estoy precipitando?, ¿Y si no es el momento?, ¿Y si estoy rechazando una buena oportunidad?, ¿Y si…?, ¿Y si..? La lista es interminable. Preguntas infinitas te invaden a cada instante. Así somos los indecisos, un completo mar de dudas.

Ayer tomé una difícil decisión: no volveré a París después de las Navidades. Y digo tomé, porque hasta el mismo momento en que pronuncié las palabras NO VOY A VOLVER DESPUÉS DE NAVIDAD creo que, aunque creía tenerlo claro, no estaba totalmente segura de lo que iba a hacer. Ayer fue el día de afrontar, de hablarlo y lo más difícil de todo, comunicárselo a una familia increíble que te mira con ojitos de pena mientras le das la noticia. Y ¿qué podía hacer yo? Solo bajar la mirada y soltar lagrimitas en silencio, más confusa que nunca.

Una buena canción para los momentos de dudas.

Creo que he puesto toda mi dedicación, mi tiempo y mi mente en la decisión que he tomado pero nunca sabré al 100% si es la acertada. ¿Me estoy cerrando puertas? ¿Me vuelvo a un país donde la espera y la búsqueda de un trabajo se volverá eterna y dónde me arrepentiré de mis decisiones? Es tarde para saberlo… solo queda continuar y afrontar. Positividad ante todo. Desde hoy, mirada al frente y sólo al pasado si es para recordar con alegría los buenos momentos. Mejor dedicarse a vivir que a pensar en lo que dejamos atrás, ¿no?

Y después de una gran decisión y unos momentos difíciles, nada mejor para liberar la tensión y el estrés de las dudas que una tarde dedicada al chocolate con mis peques, historias divertidas a la hora del baño y besitos antes de dormir.

Imagen

Haciendo los chocolates con mis peques.

Hoy toca enfrentar la peor parte: contárselo a los niños pero para comenzar bien el día, me quedo con el dulce momento del chocolate.

Imagen

Resultado final 🙂

À bientôt!

«La debilidad humana es tener curiosidad por conocer lo que no querríamos saber»,  Molière.

Vacances scolaires, Part II: Mes vacances!

Después de la tormenta, llega la calma. No hay dicho que mejor represente mi segunda semana de vacaciones escolares. Tras siete días ajetreados de juegos, comidas y mucho, muchísimo francés, llegaron mis vacaciones: cuatro días en Bruselas rodeada de buena compañía, charlas interminables y mucho español, ¡olé!

Bruselas, capital de Bélgica y sede de la Unión Europea, se encuentra tan sólo a unos 300 kilómetros de París y ambas están bien comunicadas por tren y autobús, por lo que si te encuentras en la capital francesa y tienes la oportunidad, merece la pena hacerle una visita a la ciudad belga.

A mi llegada a la ciudad tuve una gran bienvenida. Recogida en la estación, abrazos, unas cañas para celebrar el reencuentro y una buena cena al más puro estilo mediterráneo. Chapeau! No podía esperar menos yendo a visitar a Lula 🙂

Para ir adentrándose en el ambiente de la ciudad, nada mejor que ir a la Grand Place, uno de sus lugares más representativos. Acercarse a la plaza cuando el sol se ha puesto nos dará la oportunidad de contemplar una de sus vistas más bellas.

Imagen

Visita nocturna a la Grand Place

Su arquitectura es conocida como estilo español porque los edificios, datan de la época en que Flandes pertenecía al imperio de Carlos V. De aquella vasta extensión de sus territorios salió la famosa frase de “el imperio en el que nunca se ponía el sol”.

No puede faltar una visita al pequeño Manneken Pis… ¡me encanta!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Manneken Pis, cerca de la Grand Place

Para continuar con nuestra aventura belga, nada mejor que ir a Brujas (conocida como «la Venecia del Norte» por los canales que atraviesan la ciudad) y Gante, capital de la provincia de Flandes Oriental. Dos espectaculares ciudades que no hay que dejar de visitar.

Imagen

Canal en Brujas

Larguísimas caminatas, mil fotos y muchas risas, todo ello acompañado de la gastronomía típica del lugar, ¿qué más se puede pedir?

ImagenGofres en Bruselas

Imagen

Comida en Gante

Cuatro días non stop que me hacen infinitamente más fácil la vuelta a mi vida en París. Una compañía inmejorable y grandes divagaciones. En definitiva, un viaje exprés pero inmejorable.

Imagen

Compañía insuperable

A la vuela a Francia, la fiesta continúa. Primera salida nocturna por París con discotecas, cenas y crémaillère incluida. Visitas al barrio bohemio de Paris: Montmartre, le Moulin Rouge y el Sacre Coeur. ¡Impresionante!

ImagenFachada del Moulin Rouge

Hoy, para terminar la semana con buen sabor de boca, una visita al Salon du Chocolat con degustaciones, exposiciones y mucho azúcar.

Imagen

¡Qué gran semana!

À bientôt!

Silvia

A mi Lula, que siempre me alegra la vida con su optimismo y a todo su grupo de Brux, que hicieron de 4 días, una gran aventura ♥

SOS Vacances scolaires

Vacaciones escolares. El pasado lunes comenzaron las vacaciones escolares, por lo que como buena au pair, con 7 días por delante y mil planes en la cabeza, les propuse a mis dos “peques” hacer un calendario donde planear nuestra semana.

Imagen

Planing vacances

En principio la semana pasaría entre juegos de mesa, películas, manualidades y piscina, pero al final, como todos los planings, este también se hizo para incumplirlo.

Parece que los días son largos y que podremos hacer muchas cosas pero, al final, el tiempo pasa rápido y los niños están deseando tener vacaciones para jugar y divertirse, por lo que los tiempos muertos no existen.

Si la próxima semana es la tuya con los niños, ármate de valor, prepárate a madrugar y coge fuerzas porque los próximos días serán duros.

Comenzamos las vacaciones con sesión de Playmobil.

Imagen

El circo, la playa, la carabana, la granja… ¡es increíble todo lo que puede llegar a encontrarse dentro de una caja de Playmobil! El primer contacto con la misma te hace revivir viejos recuerdos. Es agradable recordar las tardes de juegos en casa, sus mil accesorios, montar con los niños los escenarios y disfrutar con ellos, pero ¡ATENCIÓN! Preparaos para jugar durante horas en otra lengua, inventando historias y con las piernas inservibles tras dos horas en posición indio por el suelo. Respirad hondo, mucha paciencia y… ¡al toro!

Imagen

Aquí, nuestras grandes obras.

Siempre es bueno buscar algún tipo de información sobre actividades que se realicen en el pueblo/ciudad donde te encuentres. Aprovechando que esta semana han puesto un circo en el barrio, nos acercamos a ver los animales y sacar unas fotos. A los niños les encantan y es un buen momento para disfrutar del aire fresco y del sol que nos ha acompañados estos días. De vuelta a la maison, un poco de Cache-Cache (escondite) en el parque y a casa, ¡que aquí cenamos a las 19:30h!

Imagen

Imagen

Foto leonas del circo.

Una tarde de piscina es también una buena forma de que los niños hagan algo diferente y también a mí me dio la oportunidad de hacer un poco de deporte y descansar viéndoles desde la barrera. Aquí tenemos una cerca de casa con tobogán, piscina de agua caliente y burbujitas y olímpica. Perfecto para una tarde fuera de casa.

Y si aún os quedan tiempo y ganas, nada mejor que las manualidades para estar entretenidos. Ya empezamos a encontrar en las tiendas los calendarios de adviento. Buena manera de compartir algo de tiempo juntos, ayudándoles a hacer cosas que les gustan.

Imagen

Calendrier de l’avent

Aprovechad las vacaciones para hablar mucho con los niños, conocerles de verdad, saber sus gustos y sus inquietudes y sobretodo para aprender mucho.

Aunque finalices el día deseando meterte en la cama, se acabará la semana con un gran recuerdo para ambos, para los niños y para ti. Y como decimos aquí… bonne chance!

 

À bientôt!

Silvia

Se promener à Paris

Paseando por París. Un fin de semana más la capital francesa me muestra una pequeña parte de sus monumentos más importantes, esta vez caminando a sus pies.

Para comenzar a disfrutar del paseo, nada mejor que descender del tren en Chatêlet, una de las paradas más céntricas con una ubicación excelente para disfrutar de la ciudad. Ante nosotros se encuentra la rue Rivoli, una calle repleta de tiendas como Zara, Desigual o H&M entre otras, donde poder disfrutar de un día de compras. Según continuamos ascendiendo y aproximándonos al Louvre, los establecimientos se tornan en tiendas típicas donde adquirir souvenirs, restaurantes en los que degustar la gastronomía parisina y bellas terrazas en las que disfrutar de las vistas. 

Unos pasos más y ante nosotros, una de las fachadas del Louvre.

Imagen

Fachada exterior

Nos adentramos en su impresionante patio, donde la vista se escapa a cada paso, ansiosa por recorrer cada rincón, cada fachada y cada detalle de su estructura. Verdaderamente monumental.

Imagen

Vista de uno de sus patios interiores.

Al traspasar el arco, descubrimos un segundo patio donde se encuentra el célebre poliedro del Louvre.

¿Sabíais que la pirámide fue creada por un arquitecto chino que imaginaba una pirámide egipcia para un museo francés? En su construcción fueron utilizados 666 cristales que forman esas pequeñas ventanas que se aprecian en la imagen. Fue inaugurada en 1988.

Imagen

Vista de la pirámide del Louvre

Imagen

Fachada interior, segundo patio.

Continuando la visita, dirección a la Ópera, hacemos parada obligatoria en la plaza de Vendôme.

ImagenMonumento en la Plaza de Vendôme.

Llegamos a la Ópera, una de las instituciones musicales más antiguas de Europa. En ella se puede apreciar, como en muchos de los monumentos parisinos, el papel de oro que recorre todas las estatuas principales.

Imagen

Fachada principal de la Ópera de París.

Y dejando tras nosotros estas preciosas vistas, volvemos sobre nuestros pasos para adentrarnos en la Île de la CIté, donde se encuentra la catedral de Notre Dame, mostrada en el post anterior (aquí).

Son varios los puentes que te permiten acceder a la misma, pero en esta ocasión elegí el Pont des Arts, para llegar a la isla. Conocido como el Puente de los Candados, desde el 2008 este puente se ha convertido en el lugar escogido por los amantes para sellar su amor poniendo un candado con los nombres de los amantes y lanzando la llave al Sena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Imagen de los candados sobre el puente.

No son pocas las ciudades en las que se lleva a cabo esta práctica y aunque las autoridades se enfrentan a numerosos problemas en cuanto a la estructura del puente y el peligro que supone para los barcos que surcan el Sena bajo el mismo, por el momento, no han tomado la decisión de retirarlos. Al fin y al cabo, ¿no es París la ciudad del amor?

Silvia

A S. por su cumpleaños, para que sus ganas de viajar no se acaben nunca.

Petit voyage sur la Seine

Y por fin el pasado domingo tuve el placer de hacer una visita a París, realizando un pequeño trayecto en barco por el Sena . Creo que no hay mejor manera de dar tus primeros pasos en esta increíble ciudad, que montando en un barco que te recorre de un plumazo algunos de los edificios más emblemáticos de la capital francesa: el Louvre, Notre Dame, la torre Eiffel o el Puente de los Inválidos entre otros.

Antes de tomar el Bateau-Mouche (barco que realiza el trayecto sobre el Sena) dimos un pequeño rodeo en coche a los pies de la Torre Eiffel. Verdaderamente impresionante la vista de la misma con un día tan espléndido como el que nos acompañó.

Imagen

Et voila! La Tour EIffel.

El primer monumento a destacar desde el barco, es el puente de Alejandro III, dedicado al Zar con motivo de la celebración de la alianza franco-rusa. Espectacular ornamentación en uno de los puentes más largos de la ciudad.

Imagen

Las estatuas que encontramos cubiertas de papel de oro representan a “Las Ninfas del Sena”, que a su vez representan a Francia, y a “Las Ninfas de Néva” en honor a Rusia.

Imagen

Sobre estas líneas, un pedazo del espectacular edificio del Louvre.

El Louvre, fue la sede real del poder en Francia hasta que Luis XIV lo trasladó a Versailles a finales del XVIII. Fue por tanto la sede formal del gobierno hasta el 1789, año de la Revolución Francesa. Desde entonces ha albergado el célebre Museo del Louvre.

ImagenLa catedral de Notre Dame.

Imagen

La catedral, dedicada a la Virgen, de ahí el nombre de Notre Dame, Nuestra Señora. Monumental y bella, te deja sin palabras cuando pasas junto a ella.

Éstas son sólo algunas imágenes de todo lo que el trayecto sobre el Sena te permite ver pero todavía, para conocer verdaderamente París y disfrutar de cada uno de estos parajes, barrios y monumentos, son muchas las horas que se requieren.

Y si la villa te da el tiempo suficiente para recorrerla y todavía te sobra curiosidad, no dejes de visitar las famosas Catacumbas, conjunto de túneles que recorren París creados inicialmente para la extracción de piedra caliza con la que se realizaron gran parte de los monumentos y edificios que aún hoy tenemos el placer de visitar.  Posteriormente, sobre el 1786, se convirtieron en el mayor cementerio de la ciudad, albergando los restos de más de 6 millones de personas y constituyéndose como un lugar de misterios y leyendas.  A pesar de sus más de 300 kilómetros de túneles, aproximadamente sólo un kilómetro y medio está disponible para la visita del público.

À bientôt!

A J. que hoy es su cumpleaños y seguro que disfrutará leyendo estas líneas.

Silvia

Bienvenue en France

Como todas las historias, esta también tiene un principio y es aquí, en Francia, donde esta tiene su inicio. El pasado domingo puse por primera vez los pies en mi nueva ciudad, Massy. Durante los próximos meses seré la “fille au pair” de una encantadora familia francesa.

Imagen

Pese a que los comienzos son difíciles, la oportunidad de vivir en otro país, de conocer otra cultura, otra forma de vida, no se presenta a menudo, por lo que es necesario exprimirla desde el primer día.

Primer fin de semana, cámara en mano y con buena compañía nos adentramos en Versailles, preciosa ciudad al suroeste de París, conocida principalmente por el famoso Château de Versailles.

Imagen
Imagen

Sobre sus paredes, pueden encontrarse inscripciones que dicen que no existe un muro en Versailles que no haya sido retocado menos de 10 veces. Y es cierto. Desde el inicio de su construcción, ordenada por Luis XIV sobre el 1664, son muchas las renovaciones que los sucesivos reyes de Francia han llevado a cabo y que aún hoy se realizan para su conservación.

Verdaderamente una ciudad increíble que merece la pena conocer. Y si el Palacio es impresionante por fuera, su interior no te dejará indiferente.

Imagen

Imagen

Me impresionaron especialmente el tamaño de las camas del palacio. Pequeñas en comparación con las dimensiones de todo lo demás en el palacio. Se debe a que dormían sentados y no tumbados como lo hacemos actualmente y es por ello que su tamaño es mucho menor al de nuestras camas. A sus pies, un séquito de criados se sentaba a velar el sueño del rey y a esperar a que éste se despertara para ayudarle y seguirle en cada movimiento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un lugar con gran magia y encanto, digno de visitar.

À bientôt!

Silvia